Aterrizó la cirugía robotizada a distancia en hospital chino mediante el 5G

Aterrizó la cirugía robotizada a distancia en hospital chino mediante el 5G

Que el 5G y Internet nos van a ofrecer grandes alegrías ya lo intuíamos, lo que no sabíamos era cuando íbamos a empezar a aprovecharnos de ella. Se ha realizado por vez primera una operación de cirugía a distancia, y es que, entre el convaleciente y el especialista, había una distancia de ciento treinta y seis km. Ha ocurrido gracias a un dispositivo robotizado quirúrgico y una conexión a una red 5G.

La tecnología 5G es una conexión mega rápida a Internet que admite conectar 2 sistemas asegurando la seguridad de la línea y una respuesta en tiempo real. Son diversas las oportunidades que brinda el 5G para que la población se beneficie. Una de ellas es que, en estos momentos, cualquier persona del mundo, podrá ser intervenido a distancia por el mejor especialista del planeta sin que tenga que desplazarse de su hospital de referencia.

Hasta el momento era impensable, puesto que el 4G da una red 100 veces más lenta que el 5G y menos estable. Evidentemente para que esta operación se puede afrontar, el hospital debe de tener la tecnología necesaria para afrontar dicha cirugía.

El gigante asiático quiere ir por delante en la implantación del 5G respecto al resto de países del mundo. Entre otros elementos esto se debe a que, desde el pasado mes de julio, la ciudad de Beijing cuenta con 7.800 estaciones colocadas de red 5G. 

Hoy ha sido difundido en los medios de comunicación que el Hospital Jishuitan de la ciudad de Pekín ha concluido una cirugía a distancia con un enfermo que se hallaba a más de 136 km de distancia. La operación ha sido todo un triunfo, tanto para el convaleciente como para los encargados de la cirugía, los cuales han asegurado que, para realizar este tipo de intervenciones quirúrgicas con total seguridad, ha dejado de afectar la distancia a la que se localice el convaleciente gracias al 5G.

Se trataba de una cirugía ortopédica que se dilató durante cuatro horas en un enfermo de 36 años que se localizaba en el Hospital Central de Tianjín, al sureste de Beijin.